Amigos

15:26

Siempre me he caracterizado por mantener distancia de las personas que por algún tipo de "instinto" creía que tenían algo mal, raro, algo que no me gusta, no me caía porque si. No hay explicación lógica del porque me han caído mal ciertas personas. Me caían mal y punto.

Ese "instinto" impide  hasta el día de hoy que me relacione con las personas como "alguien normal" y que muchas este aislado de esas personas "cool" con las que a veces estoy en compañía. Raro, que me suceda eso...

Pero ese instinto me ha permitido conocer personas con las que congeniaba al instante, personas que en su momento he llamado amigo y he de suponer que ellos también me han considerado un amigo también. 

Gente que conocí por años, tuve la suerte de vivir en un sólo lugar durante gran parte de mi vida, estudiar desde pequeño en un sólo colegio o concurrir a lugares, boliches, etc. Donde podía encontrarme con estas personas. 

Amistades, esas que en la reputísima vida caímos en la vulgaridad de festejar el Día del Amigo, ni siquiera decirnos un "felicidades" en nuestros cumpleaños. Hicimos una especie de bloqueo mental para no mostrar afecto alguno hacia el otro. Pues demostrar  tus sentimientos al otro te haría ver como un puto. Ni siquiera en borrachos se nos permitía que lo "marica" se demuestre al amigo, pues las burlas y el trolleo (bulling) se repartían como condones en carnaval.

Nunca tuve muchos amigos, creo que nunca los tendré (ni siquiera en Facebook) tengo muchos conocidos, pero amigos muy pocos. Es más, cada año pareciera que me quedase sin amigos, pero en realidad las obligaciones, responsabilidades, trabajo, familia y cosas de personas adultas aburridas no permiten que podamos juntarnos para seguir haciendo aquello que creo yo dejamos a medias...

Tambien te puede gustar

0 Comentarios

Si tienes algun tipo de duda, o quieres hacer conocer tu opinión sobre este tema no dudes en dejar un comentario

Suscribete